29 octubre 2007

El arte mata

A día de hoy, ya son más de 150.000 firmantes (y el número sigue aumentando por minutos) los que piden el boicot a la presencia de Guillermo "Habauc" Vargas en la Bienal Centroamericana Honduras 2008.

¿Por qué?

Habacuc es uno de tantos que ha decidido llamar la atención de medios atentando contra la vida un animal en una de sus obras. En esta ocasión, el turno es de un perro, al que Guillermo mantuvo atado en la galería nicaragüense Códice, durante la Exposición Nº1 Un perro enfermo, callejero/ ”Eres lo que lees” (agosto 2007). El perro, que vivía en la calle, estaba enfermo, extremadamente delgado y muy débil. Fue cazado expresamente para la obra, donde permaneció atacado durante horas, sin comida ni bebida. Según explicó Marta Leonor González, editora del suplemento cultural de La Prensa en Nicaragua, a La Nación, ese mismo día el perro murió; este dato es algo en lo que no se pone de acuerdo la sala, algunos críticos o el mismo artista, que demuestra que lo importante es que hablen de uno, aunque sea mal, ya que no se molesta en desmentir la acusación, reafirmándose, cuando dice que no se arrepiente en modo alguno de lo que ha hecho…

Eso es lo que, a grandes rasgos, ocurrió con Natividad, nombre que se le dio al perro en homenaje al nicaragüense Natividad Canda (24 años), quien murió devorado por dos perros Rottweiler. Sin embargo, ¿qué tiene que ver el caso de Canda con el de Natividad (el perro)? Según palabras de Habacuc: “Me reservo decir si es cierto o no que el perro murió. Lo importante para mí era la hipocresía de la gente: un animal así se convierte en foco de atención cuando lo pongo en un lugar blanco donde la gente va a ver arte pero no cuando está en la calle muerto de hambre. Igual pasó con Natividad Canda, la gente se sensibilizó con él hasta que se lo comieron los perros. (…) Nadie llegó a liberar al perro ni le dio comida o llamó a la policía. Nadie hizo nada.”

Si, como dice Habacuc, nadie hizo nada, la obra fracasó en su cometido, ya que la gente se comportó de la misma manera que en la calle; pero da la causalidad de que según diversas fuentes, no fue así como se sucedió la velada. Del mismo modo, se contradice la sala en su comunicado, donde afirman que Códice “(…) jamás ha pretendido ejercer ningún tipo de censura, siempre y cuando no atenten contra los principios elementales de la ética y mucho menos que impliquen la vida de un ser viviente, sea humano o animal.” Me pregunto qué considera esta gente “atentar contra los principios elementales de la ética y toda esa retahíla que mencionan... Me pregunto qué habría pasado si en lugar de un perro, allí se hubiera encadenado a un niño… Un niño pobre y hambriento que tarde o temprano también iba a morir.

Como en otras ocasiones, la polémica está servida. El año pasado hacía mención aquí mismo a la obra de Rodrigo García, que mataba a un animal durante una de sus “performances”. Curiosamente, García y Habacuc se ponen de acuerdo en intentar justificar sus actos, buscando desenmascarar la hipocresía de la sociedad o intentando hacerla despertar; es decir, los dos artistas se endiosan a sí mismos hasta el límite de saberse por encima de éticas y moralinas que nada tienen que ver con el arte, según ha declarado el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) de Costa Rica.

Curioso. El comunicado del MADC termina apuntando: “Por lo tanto, que la solicitud de derogación de la participación de Guillermo Vargas (Habacuc) de la Bienal Centroamericana de Honduras 2008, consideramos es legalmente improcedente y sin fundamento, no solo porque las obras con las que el artista fue seleccionado a la Bienarte 2007 son distintas a la obra cuestionada, sino porque la censura de un artista por hacer una obra muy polémica -aunque esté sujeta a discusión dentro de los ámbitos de la estética y la ética- no debe ser de ningún modo la base de legitimación de la censura.”

Así pues, intentan vender la moto de que “ética” no va unida a censura… Habría que recordar a estos señores que no solo de leyes vive el hombre, pero ya que lo que quieren es jugar con las leyes en la mano, si repasamos el Código Penal de Costa Rica verificaremos que la crueldad animal, en cualquiera de sus formas e independientemente del fin último de la misma, es en sí un hecho repudiable y sancionado. Bien, desde un punto de vista meramente legal, es cierto que solo los jueces pueden censurar la obra de un artista, pero escurrir el bulto de manera tan zafia, clama al cielo. Ya lo apuntaba Rosa Montero, cuando se trata de “libertad creativa” está claro que todo vale para los artistas, críticos, museos o salas de exposición.

Si bien es cierto que la medida de esta petición de firmas no tiene como fin salvar la vida de un animal (que ya está muerto), sí pretende “castigar” al artista boicoteando su obra.

Es una lástima que en Marca Acme "curiosamente” pidan una contraseña para acceder a un más que interesante artículo llamado “5 piezas de Habacuc” donde se podía seguir en detalle, con fotografías y textos, cómo transcurría la polémica exposición y, donde, en contraposición a las declaraciones de Habacuc, se afirma que algunos de los asistentes protestaron y pidieron la liberación del animal, ante el caso omiso de la sala o el artista. Durante la obra, además, se colocaron textos en la pareces con comida para perros, así como agua a una distancia considerable de Natividad, para que nunca llegara hasta ella; también se pudo escuchar el himno sandinista al revés y en un incensario se quemaron 175 piedras de crack y una onza de marihuana.

En este montaje se pueden ver algunos momentos de la obra, aunque hay que recordar que el apunte que se hace al inicio no es cierto, ya que no se pretende que esta obra no sea expuesta en la Bienal (Habacuc presenta allí dos obras diferentes).

Desde el Blog de Jaime Sancho “Eres lo que Haces” podéis seguir en detalle noticias, opiniones, declaraciones y diversos menesteres de una historia triste a la que han llamado arte.

2 comentarios:

elena dijo...

querido niño,
me preguntaba quién sería ese DannyBoy que me saludaba con tanto ímpetu... y qué alegría saber que eres tú. Gracias.

sobre esta noticia, sólo decir que por favor por favor me presenten en persona a este hombre...

Anónimo dijo...

Este Habauc no es más que un listo que sabía iba a ganar gran publicidad con su obra. Si de verdad quería hacer una obra denuncia debía haberse puesto el mismo a morir de hambre en la sala. Parece que este artista ignorante nunca oyó hablar de los bonzos que se prendían fuego a sí mismos en signo de protesta. Habauc tu obra es penosa y tremendamente cobarde, predica con el ejemplo y no hagas lo mismo que supuestamente pretendes denunciar.